La Biblioteca Artiguista







INICIO > ARTIGAS > JUVENTUD




   




ARTIGAS EN SU JUVENTUD
Una justa compensación

Según se expresa en el testimonio del Cuerpo de Ganaderos del Río de la Plata a que nos hemos referido, en vista de los recomendables servicios prestados por Artigas a la campaña, "y no pudiendo ni debiendo desatenderse de tal reconocimiento", acordaron sus moradores y propietarios "hacerle el donativo o gratificación, por una sola vez, de quinientos pesos del fondo de hacendados."

No obstante, nunca percibió esa justa compensación, debido a diversas causas "las sucesivas fatales ocurrencias de esta plaza", decían los señores Zamora, Ulivarri y Pereira, en su certificación del 18 de febrero de 1810, "y su toma por el inglés, fueron capaces de entorpecerlo y que no tuviese efecto hasta ahora."

Más tarde se hizo también imposible el cobro de la expresada suma porque nuevos acontecimientos obstaron a la marcha regular de los negocios particulares y de la cosa pública, y porque Artigas asumió a principios del año siguiente, el rol de cabecilla revolucionario.

Ese documento constituye, empero, una prueba más de la estima que supo conquistarse el prócer oriental, en su doble calidad de Blandengue y de guardián de los intereses generales del país.

Anterior Siguiente



Frases del Ideario Artiguista






© 2001 CMGA. Consúltenos para reproducir información de este sitio.