La Biblioteca Artiguista







INICIO > LA EMANCIPACION > LA INVASION LUSO-BRASILEÑA




   




LA INVASION LUSO-BRASILEÑA
Introducción

La aurora triunfal del año 1815 que prometía la paz a los orientales, a cuyo amparo se concretarían los anhelos, que tendría por resultado el progreso en todos los órdenes, se vio eclipsada a mediados de 1816 por la tormenta de la invasión portuguesa. La guerra, auspiciada por la diplomacia del centralismo para deshacerse del General Artigas, era un hecho.

El 30 de marzo de 1816 llegan a Rio de Janeiro 5.000 hombres al mando del General Carlos Federico Lecor, integrantes de las fuerzas que habían luchado contra Napoleón.

En Rio de Janeiro, además de la familia real portuguesa y la diplomacia británica y española, se encontraba el recientemente expulsado Director Alvear y su ministro Nicolás Herrera, oriental de nacimiento mas no de corazón, hombre "que dice menos de lo que sabe", como lo recuerda Gervasio A. Posadas en sus "Memorias". Está la diplomacia bonaerense en busca de un príncipe para coronar. Están los españoles montevideanos que abandonaron la plaza luego de su caída. Están pues, todos los enemigos de Artigas y de su "Sistema", lo que Nicolás Herrera dio en llamar la "sublime intriga", si sublime es reunir a los enemigos de la Patria para que vengan a sojuzgarla.

Siguiente



Frases del Ideario Artiguista






© 2001 CMGA. Consúltenos para reproducir información de este sitio.