La Biblioteca Artiguista







INICIO > LA EMANCIPACION > PRIMER SITIO




   




PRIMER SITIO A MONTEVIDEO
El inicio

El triunfo de Las Piedras mostró a los orientales que eran capaces de valerse por sí mismos, a la vez que aumentó la aureola de prestigio de su jefe.

El Teniente Coronel don José Artigas es ascendido por la Junta a Coronel y entre otros premios recibe de regalo una espada que ha llegado a nuestros días, ligada a un hermoso episodio familiar.

Tres días después don José Artigas pone sitio a Montevideo. El día 1º de junio de 1811 llega el Coronel Rondeau con el grueso del ejército a reforzar al mismo.

Al instalarse el sitio de Montevideo la situación de la Plaza se agravó. Cortados los abastecimientos por vía terrestre, pronto aparecen las enfermedades propias de toda ciudad sitiada.


"Sin embargo el asedio continuaba respirando confianza, cuando aparece inopinadamente otra misión del gobierno de Buenos Aires, cometida al representante salteño, Dr. don Julián Pérez, que había pertenecido a los anteriores diputados: su misión era sin réplica, para que el General en Jefe Rondeau, dispusiese su retirada a repasar el Río de la Plata, ínterin él recababa un armisticio con el General Elío, garantizando a los habitantes que se hallasen en el caso de no seguir el ejército, sin responsabilidad de sus opiniones o procederes cualesquiera los que hubiesen tenido contra el gobierno de Montevideo, etc., etc."

"Este fue un nuevo conflicto para el General en Jefe, no poder evadirse ni tampoco revelarlo, de modo que tuviese trascendencia al vecindario patriota y armado por la causa de la libertad unido al ejército, en el sitio y en campaña. El militar tiene una obediencia pasiva para con sus superiores y así fue simulada la nueva misión bajo ciertos pretextos y operaciones que daban distinto sentido a la estabilidad del ejército. Mas no pudo ocultarse todo y los habitantes apercibidos del misterio, se alarmaron altamente: se hizo una representación bajo la influencia del Coronel Artigas, por su primo y secretario el joven don Miguel Barreiro, llena de fuego y de la energía que da la primera edad; paso que no dejó de dar algún cuidado al Dr. Pérez y que su prudencia adoptó llamar a una reunión al vecindario en el mismo Cuartel General, que lo era entonces en la quinta conocida por de "La Paraguaya" hacia las "Tres Cruces."

"Efectivamente hubo una numerosa reunión, a quien se hicieron entender las órdenes del gobierno para llevar a todo trance la suspensión del Sitio y retirada del ejército; llegando en aquel acto un ayudante del General Elío con las garantías acordadas."

"Siguieron las resistencias que tan vivamente sugería el más alto compromiso, despreciando la confianza en las supuestas garantías de una autoridad española que acababa de clasificar el gobierno patrio, por refractario en todos sus actos; pero ya no tenía remedio; el General en Jefe se disponía, aunque forzado por la subordinación militar. El coronel Artigas, que había concurrido también estaba menos conforme con la suspensión y retirada; mas viendo que sin un trastorno no podía evitarse, fue él que parándose dijo: "Que cuando el gobierno lo había resuelto, sería urgente y que tampoco podían interpretarse las miras ulteriores, que acaso, se reservaba más adelante". Aquí concluye todo y se dispuso definitivamente la evacuación del ejército".

Relato de don Carlos Anaya. Testigo presencial.

Siguiente



Frases del Ideario Artiguista






© 2001 CMGA. Consúltenos para reproducir información de este sitio.